16/5/10

Cuando escucho ciertas notas
en la radio que improviso por las tardes
me traslado a los meses de verano
-no importa que hoy esté leyendo
a Joan Margarit en un hostel barato -,
mi corazón se incendia de noches y oleajes,
sintiendo que vas a secuestrarme otra semana
para alejarme del mundo, de mis padres y el recuerdo,
como hacías antes.


*

4 comentarios:

ALE. dijo...

El impulso certero de querer desaparecer de cierto modo.Una huida par,donde el nombre que ahoga o atraganta sigue siendo él.

Pauu dijo...

yo quiero que me alejen del mundo.. YA YA YA YA!!

Muáaas

DANI dijo...

Sabes algo, Joan Margarit era cliente mio hace unos cuantos (bastantes) años y por aquel entonces, no sabía que además de Arquitecto era poeta.

Ahora cuando a veces lo saludo, pienso en si debo hacerle una reverencia ;))

Besos

MâKtü[b] dijo...

secuestro...yo lo llamaba kit-kat

pero lo LLAMABA...