8/7/21


nunca aprendí los nudos necesarios
ni a hacerlos ni a deshacerlos
por eso ahora muerdo la cuerda
que me ancla y tiro con los dientes
feroz como un niño en su cumpleaños
terrible como un náufrago desesperado
porque me ahogo me ahogo me ahogo
y no hay madero no hay tijera no hay
aire para mí en esta tarde lenta 
en que ha dejado de llover y duermes. 

23/6/21


mis muertos vienen
donde yo voy. 
comen
lo que yo como
me velan 
mientras duermo. 
en su transparencia 
de sombras
mis muertos no llaman
tu atención
-ni la de nadie- son
el colmo de la discreción
mis muertos
porque no son cadáveres
de nadie, 
sino de mí. 

lento. 
florecer es lento. 
y no siempre crece la luz
por donde quieres. 

3/5/21

me partes
soy la puerta por la que pasas
una y otra vez
rompiéndome



este amor que a ti te doy
es primigenio
este amor que nace de la paz
y la ternura
que es un puente
es transparencia
y anida y prolonga
la respiración
este amor lleno de flores
y de ti y de mi
y de lo que no tenemos
este amor
nos transfigura

26/2/21

 dejad de abrid las puertas

el aire corre loco por la casa

volándome lo libros, los cuadernos,

trayendo una parálisis de sombra.


-ya no puedo darte de comer,  

-le digo a la paloma mostrándole las manos

-el aire ha vaciado mi despensa.


hago una lista con todo lo que me ha salido bien,

calculo a cuánto ascenderá mi deuda y

en el altar de los sacrificios

ofrezco dos pichones. (alguien suelta que es muy poco).


-las creencias se establecen en base a experiencias. 

una voz me está llamando esta madrugada,

pero es nueva.

16/2/21

 agarro tu mano
tu palabra
no te vayas
y entre las mantas hay tormentas esta tarde como si alguien estuviese limpiando por fin el mundo
no te vayas
me dejas hojas de papel
perdidas por la casa
el recuerdo de tu hija
la primera vez que te subrayé
qué raro es ahora el sonido de la obra detrás de los cristales
dile a mi abuelo 
que aún sueño con él. 

16/11/20

santifico las fiestas contigo enredada en ti a la luz del día entono salmos en tu boca

23/10/20

 siempre he imaginado la tristeza 
como un borrón lleno de aristas
que va de mí hasta mí
queriendo ocuparlo todo.
y esa mancha, hace cosas absurdas
con mi cuerpo: 
lloro corrigiendo en clase los acentos
juego
al veo veo con un niño
que no quiere estudiar y pongo
mi ternura entre sus manos.
ese borrón palpita y pincha
poniéndome a dieta,
susurrándome en sueños,
haciéndome sentir a la vez grande 
y pequeña. 
yo la hago girar, a esa tristeza,
pongo el pan en su plato, 
acaricio las palabras que me trae
hasta que se me quedan pegadas en las manos. 
respira y suelta, me dices, pero 
el trabajo es distinto. 
debo descoser todo lo que me he bordado. 

23/9/20

 conjuro al otoño, hago
bizcocho de calabazas,
bebo té, pinto ratones
en la tarde, bordo. 
pero el frío no alcanza
el fuego del hogar
que has construido
para mí, dios del verano. 

2/7/20

tú no me ves como soy, ni siquiera como me imaginas, me ves desde el que temes que sea, y desde el odio al que sería construyes acantilados, distancias, heridas que yo no puedo sanar.

18/5/20

sujetabas la espada
con la cadera girada
hacia atrás.
yo no sabía si alzar las manos,
pedirte clemencia o
aceptar
con ojos abiertos
la derrota.
al final no tuve
tiempo de pensar.

la estocada fue rápida,
tu pisada ligera.
con miedo, contemplé
tu triunfo sobre mí.

no hubo muerte
en tu condena
-en la resurrección
hallé mi nombre-.

ahora, cuando lucho,
muestro el filo
de la espada,
no escondo
ni el acero ni la luz.