24/9/14

hoy es mi cumpleaños
y me regalo tu boca
y la voz de los que amo
que viene de palabra
o por teléfono,
me regalo una tarta
y la exacta cuenta
de quince frambuesas
envasadas,
me regalo la ternura
que me tengo, la luz
de la mañana que traza
su línea en nuestra casa
sobre los libros
que has envuelto,
mi poema preferido
de mi poeta predilecto
a la hora exacta de la tarde
en que reposo en ti
mis treinta años,
que acaricias.
me regalo a mí,
completamente
(soy de milagro
y de manía)

10/9/14

nada conmigo,
bucea
de mi mano,
abrázame.
este verano interminable
nos regala amaneceres
para privilegiados.
míralos,
cómo se ríen, aún
se aman
porque vienen siempre,
cada madrugada,
a nadar
hasta la línea que señalas.
juntos.
y el mar los ha visto hacerse
y ahora somos
parte también de ellos

28/8/14


te recuerdo blanca
sobre la arena negra,
con los dedos manchados
de piedras brillantes y pequeñas,
lamidas por el mar,
como tus piernas,
confiando ciegamente
en la intensidad pura de la belleza,
que sólo duraría
hasta el cambio de marea o
hasta que llevásemos
al hotel del centro
las piedras favorecidas
y colgásemos de las lámparas
los bañadores y se volviesen
ásperas y rudas tus conquistas,
privadas de la sal y tristes
en el lavabo bajo la luz eléctrica
de aquel verano de agosto
en que te leía novelas
en la siesta y tú dibujabas
perfiles de mi nariz o cartas
para el servicio de habitaciones
que hacía nuestras camas

27/8/14

yo no sé la muerte
y el cuerpo que con ella va
qué tienen
qué tanto les molesta
qué
les duele nuestro olvido
al cuerpo y la muerte que con él se va

23/8/14

paseo contigo por la mañana 
y veo el mar.
y entro en el mar contigo. 
y el sol golpea, 
y el viento golpea, 
y el mar. el mar 
que es frío 
como el océano que vimos.
que es helado. 
y es mar.

22/8/14

refulge
tu encendedor dorado
ante mi boca
tibia y rosada.
somos dos desconocidos que se aman
como sólo se aman
las ideas, 
los recuerdos, las cosas
que no existen,
bajo la suave seducción
de un año cualquiera en manhattan
en las páginas de un libro, 
dos desconocidos a punto
de olvidarse 
entre la gente que pasa
y el humo de un cigarrillo 

19/8/14

te regalo el tiempo
de la carta que te escribo,
la imagen que soy
al invocarme
más limpia
más desnuda
para darme a ti,
fantasma ahora,
hombre después cuando me tengas
sujeta entre las manos,
sombra blanca y perfecta
de la que recuerdas
cuando me voy

15/8/14

no estaba ofendida por tus ojos
la ofensa era tu boca
tan ausente

13/8/14

sigue el faro en la mirada de la noche
me aterroriza el olvido y tú
repites lentamente nuestros nombres

11/8/14

el hombre que hace la guerra,
¿qué rostro tiene?
¿qué nombre?

perdió la identidad:
el hombre que hace la guerra no es él.
la máscara es él,
el poseído.

hacían bien
los antiguos dioses en decirlo
en aclamar
"soy yo"
no el hombre,
soy la guerra yo.

el hombre que hace la guerra
ya nada tiene de humano
no es él
es otro
es el dios de la guerra
reencarnado
y su nombre no es su nombre
es la máscara.

no hay nada del hombre en el hombre
que hace la guerra

repito

no es
no podría ser
no podría ser él
el descarnado
el
incomprensible.
incomprensible
hacer la guerra siendo
el hombre

hacer la guerra siendo.

debe ser no ser.

debe ser
eso.

19/7/14

las páginas se llenan de flores
y se vacían de palabras.
has llegado.
y mis verbos no dicen nada,
florecen.

5/7/14

hacen
tus dedos lentos
mi trenza,
redibujan
las líneas de mi cuello,
trazo a trazo,
a contraluz,
prendes
estrellas fugaces
en la tarde.