28/5/08


Había palabras, y ella lo sabía, que era mejor no decir en voz alta. Palabras relacionadas con sueños llenos de cuadros y corredores enormes. Palabras de las que desnudaban a aquellos que la visitaban de noche para robarle el amor. Palabras de los desconocidos que la aterraban de miedo cuando se miraba al espejo del cuarto de baño en la penumbra de la madrugada. Palabras que era mejor escribir sin pensar mucho, escribir para poder olvidar, como todo lo que es tinta. Una vez se despertó sudando sin saber donde estaba, el corazón quería volar como un gorrión acongojado, se susurró a sí misma calama y tranquila, estás en casa, no ocurre nada. El pasillo interminable le preguntó que había pasado cuando escapó a por agua. Ella escribió en el frigorífico: se ha muerto. Por la mañana ya no lo recordaba, sólo un peso en el pecho parecía anclarla más y más a la tierra. Pero había palabras, ella lo sabía, que era mejor no decir en voz alta.

3 comentarios:

Abel Asvir dijo...

Como odio a las palabras que te duelen princesa

Luar dijo...

Escribir para poder olvidar!!??
Tengo que intentar escribir su nombre...

Juan dijo...

Palabras que es mejor imaginar en silencio, y escribir y escribir...

Pd: me gusta mucho la imagen :)