16/3/11

la cosa es que nínive será destruida
lo anuncian los anuarios
y este ruido sordo de la casa vacía
cuando mis manos renuncian al tiempo,
abandonadas,
lo anuncian pies helados, mantas mustias,
manzanas aburridas en la estantería,
nínive será destruida y sólo me quedas solo
como un verso que nunca sabes
si podré terminar entre los dientes.

2 comentarios:

Abel Asvir dijo...

yo estoy deseando que ocurra la catástrofe y de sus ruinas levantar una ciudad aún mayor, mas esplendorosa, solo comparable a la altura de la vanidad de sus habitantes, yo ya estoy proyectando sus palacios....

MâKtü[b] dijo...

Las manzanas aburridas siempre dicen más de lo que parece...