8/9/10

 -Joder, pues la verdad es que me alegro, tío -brindó Mario buscando entrechocar su botellín de cerveza con el mío. 
Eran las cinco de la madrugada y habíamos acabado en el balcón de su casa porque no quedaban bares que nos abriesen las puertas. Sentía ya el sabor agridulce de una borrachera venida a menos. Le acerqué mi botellín, del que casi no había bebido siquiera dos tragos, y sonrió triunfal cuando el sonido del cristal se extendió en la quietud de la noche. 
 -Te has librado de una tía que te amargaba la vida -me recordó apoyando la espalda en la pared e intentando estirar las piernas en el estrecho espacio hasta las rejas desconchadas.
Asentí con la cabeza y volví a levantar mi bebida como gesto de victoria. Comenzaba a notar la cabeza embotada y me aburría seguir con la misma conversación. Habíamos despotricado de Raquel durante horas. 
 -Joder... -comencé sin poder remediarlo-, era incomprensible... era... era... -una imagen me golpeó tratando de ayudar-, ¿sabes? Se metía detrás de un libro y ya no había nadie importante, podías decirle mil cosas, ella estaba allí a no sé cuántos kilómetros del salón, ¡daba igual que le preguntases si iba a aterrizar una nave espacial en la cocina! -sentí que comenzaba a irritarme e intenté calmarme, ya no servía para nada-. Después levantaba la cabeza, en algún momento, como si hubiese vuelto a conectar con el mundo de los vivos, o conmigo, vete tú a saber, y me miraba con los ojos brillantes de emoción... joder... ¡y me leía un puto verso como si fuese la respuesta a todos nuestros problemas!
 -Era una tía rara de cojones -afirmó Mario categórico-. Una rarita de esas. 
 -Si... -cedí al tiempo que intentaba borrar el recuerdo pálido de su cabeza apoyada en mi hombro, leyendo en voz alta y desnuda, después de haber estado haciendo el amor la última vez, la que pensó que con un párrafo lo arreglaría todo-. Era una tía rara. 

4 comentarios:

la hija de caronte dijo...

Más que rara, era especial, muás

chose dijo...

¡Que vivan las raritas!

DANI dijo...

Si, me imagino que los tios somos así de simples...

Es triste, pero es así ;(

Besos raritos

Ave Mundi Luminar dijo...

jejeje... me gusta tu forma de escribir... de verdad, me gusta.

¿Sabes?, me hubiera gustado hacer una pregunta a ese tio, al 'normal de cojones'... ¿Cuántas veces la habrá hechado de menos ahora que con el paso del tiempo cada vez tiene más veces la sensación de que su vida es un erial?. :)

¿Me he pasado?.. puede.