23/4/09


Tengo el alma podrida de manzanas.

Siento mi estómago, tobillo de elefante,
latir tartamudo a cada paso.
Las golondrinas no saben volar
desde el suelo, supongo,
y me recojo el pelo porque molesta
-recogería tantas cosas que molestan-.

Ya no sirve de nada mi clavícula,
mis pies de barro tropiezan
y una libélula se posa en mi barriga
entre burlas, diciendo tonterías.

Suena el teléfono y es
mi madre.

El reloj martillea de alambre
sobre mi muñeca de presa
y corre el agua, por los pasillos,
hacia ninguna parte.

Ya no ir, ya no venir.
El tendedero parece de asfixia
y veo la televisión por las tardes.
Cargo con una boca cerrada de abandono.

4 comentarios:

dreamer888 dijo...

yo ya te llené los mofletes!

Luar dijo...

en mi caso son naranjas...

DANI dijo...

Hoy soñaré tus palabras. Belleza escrita.

Besos sincerados

Princesita * dijo...

esas palomas me recuerdan a la película de Annie...
y su canción: esta vida no es vivir, esta vida no es vivir .... tiriti tiii