25/6/07


Son míos. Sus versos. ¿Lo sabe verdad? Disculpe, pero tiene que aceptarlo, desde el momento en que salieron de sus labios para caer en mis manos ya no dicen lo que quiso, sino lo que yo quise escucharle. Pero entienda, no a usted, sino al otro, a aquel otro que imagino y que me habla por voces de poetas. Y puede que usted pensase en la armonía y le hablase en femenino con términos decididamente dulces, pero a mí me supo a declaración de intenciones de ese otro creado para amarme. Por eso son míos sus versos, y no sé cómo convencerlo... está usted tan equivocado al hablar de su sentido, escuchó usted con tan poco interés los dictados que esa voz universal -pensando en mí- le hacía, que no supo comprender que no era eternidad de lo que hablaba, ni paisajes cosmopolitas, no era de aquel recuerdo de su infancia, ni de su paraíso artificial, eran...


Sólo eran las excusas que él encuentra para hacerme engatusar.

2 comentarios:

Abel Asvir dijo...

no sabe el poeta que sus versos son para ti?, entonces porque escribe?

Luar dijo...

Los escribe para que las palabras las lleve el viento...