28/6/07


no me supo mirar,
sólo tomó el camino
y se fue con pasos acompasados
recordándome salones con escenario
y boas de plumas azules.

los teléfonos lloraban palabras
cargadas de faltas de ortografía
pero yo continuaba allí
con el tic tac de las ausencias,
mustia en el otoño,
en el camino de tierra.

de nada sirve ya mi desnudez,
de nada los zapatos sin tacón,
sólo tomó el camino y se fue,
me lo dijeron dos gatos
mirándome como él.

pagaré la luz entre las ramas,
me quedaré a vivir aquí
donde no me pesen las paredes
ni me murmuren los cuadros.

Llenaré el cajón azul
de mi vestido largo
de hojas suicidas
y olvidaré cómo me llamo,
cómo me llamaba él,
para crearme un castillo
de derrumbes y de barro.

no me supo mirar,
sólo tomó el camino
y se fue con pasos acompasados.

2 comentarios:

Abel Asvir dijo...

Pues si no te supo mirar, no pierdas el tiempo en recordarlo... o te convertirás en estatua de sal!!!

Luar dijo...

Recordar es viver...pero cuando te quedas solo en la memória...es tiempo de cambiar de pagina!