26/7/12

esta cándida tregua concedida por un tren
será pasto de las fieras en la estación
como en aquella canción, como en la última guerra,
será entonces cuando diga no te marches 
y me ofrezcas una mano y llevemos tu maleta
a los márgenes de mi campo de batalla. 

4 comentarios:

saudade dijo...

Las treguas, que son guerras disfrazadas de paz.
Todo se resume a la espera de algo mejor y a saber disfrutar el viaje (en tren) sin perderse en el camino, por mucho que queramos llegar al destino. El viaje es lo que importa.

Escribes precioso, las palabras justas y salvadoras, cada día.

Vagamundo dijo...

De lo que sea cuando acabe la tregua hablemos después... la tregua es tal cuando se reanuda la rutina de las distancias. Pero mientras dura, es instante, y merece casi siempre la pena.

Abel Asvir dijo...

No viaja hacia ti, se aleja, se apeará del tren en algún paraje desierto, sin estación,sin tregua, sin futuro, no volverá a chupar tu corazón mientras suena aquella canción, porque tú ya no estarás allí, viajarás a lomos de un león, a un lugar sin condicionales, al país donde los deseos son imperativos...

cantaalma dijo...

Después de aceptar..La pregunta es si está dispuesta a luchar. Me encanta.