23/8/11

mi casa duele más después de ti
los milímetros de mi cuerpo se revelan
y hacen huelga en el sofá, acorralándome.

tú vuelves al mundo,
existes.

mientras, reinvento mis terrenos
establezco nuevas órdenes de propiedad
y pujo, con todos mis ahorros,
contra cada huella de silencio.

es el curso natural.
es puro darwin entre sillas y escaleras.
es mi boca.

renombro mis dominios en tu ausencia.
es mi boca que idea fiestas con las cosas
hablándoles como a los niños
o a los perros cojos que pueblan las aceras.

el eco me mira extraño.
mientras,
existes,
lejos.

y mi cama se hace monstruosamente grande.

2 comentarios:

Eva dijo...

Oh! Me encanta! :)

Vagamundo dijo...

Las casas que han sido viviendas, moradas, hogares, no sólo son edificios. Pregúntenlo a las paredes, a las sombras de las que se quedaron preñadas.