21/6/11

este plan carece de sentido, recuerdas anidando en mi omóplato desnudo
como aparece el universo a quien no pregunta nada
y yo me callo con todo lo que soy
concentrada en una respiración que no despierte a tu conciencia
porque no me importa el puto sentido del mundo ni de tu indecisión inhóspita:
has detenido el tiempo
y todas las mujeres que soy esperan recibir un nombre.

6 comentarios:

Abel Asvir dijo...

tu ya tienes nombre, todos lo sabemos, igual que nos sabemos cobardes, y sabemos que después de pronunciarlo las palabras ya no vuelven a la boca, el espejo se rompe y tu te quedas del otro lado, y todos nosotros, los cobardes, hombres al fin y al cabo, nos quedamos sentados en suelo, como idiotas, mirando tu reflejo en cada pedazo de vidrio... y ahora, que cada letra nos quema la piel como un tatuaje, ahora, que hacemos con tu nombre?

DANI dijo...

Lolitaaaaaaaaaa :))))) ja ja ja


Besazos atolodrados

Tuky dijo...

Justo vengo de leer otro blog donde compartieron un poema de Gelman que dice:
"decir que esa mujer era dos mujeres es decir poquito debía tener unas 12397 mujeres en su mujer"

tu "todas las mujeres que soy esperan recibir un nombre" me dejó pensando en si deberá darte 12397 nombres :)

un beso

J.Maseda dijo...

INCREÍBLE
hoy es mi día de suerte
la casualidad/causalidad
me ha llevado a "investigar"
un poco por ahí, de puntillas.
Qué gran acierto!
Tu Blog es, como diría
Jesulín IM-PREZIONANTE,
me agrada conocer/capturar
personas de las que puedo
aprender mucho y con seguridad,
tu estilo es único y agradable,
la apariencia del Blog se parece
al mío, excelente elección!
Voy a enlazarte para seguir
tus actualizaciones, con tu
permiso, vale? te sigo, Aire...

jorgemaseda.blogspot.com

El Poeta Maldito dijo...

Hace poco escribí algo relacionado a la importancia del nombre (http://imperio-epm.blogspot.com/2011/06/nombre-reflejos.html) aunque seguramente no coincide con tus palabras.

José A. García dijo...

Los planes sin sentido son los mejores para realizar en compañía, de ese modo, si nos perdemos en el infinito, al fin de cuentas, no estaremos tan solos.

Saludos

J.