18/4/11

poética I

entiendo mi poesía como una continuidad en la que, cíclicamente, vuelvo a los mismos conceptos, a las mismas palabras, buscando la verdadera respuesta, utilizando las mismas construcciones en diferentes poemas y recreando un estado emocional que alterna también de manera repetitiva entre mis vivencias y un universo paralelo de no-elecciones, no-sentimientos. pero, ante todo, entiendo que quiero hacer algo que sea bello y, por lo tanto, liberador, literario; de ese modo mis textos se desgajan de mí para convertirse en expresiones de un yo ficticio e infiel, de un yo autor que no siempre tiene algo que ver conmigo, aunque siempre sea yo la que escribe estos textos. movimientos entre amor, desamor, abandono, deseo, soledad, duda... como un reloj que pasa siempre por los mismos números. entiendo mi poesía como un todo, como un ser en constante cambio que mantiene ciertas costumbres que nos hacen reconocerlo como él mismo. por último, por ahora, concibo mi poesía como no-dialogal, sino como respuesta última que no espera réplica puesto que es puramente egoísta: no es una llamada de auxilio, no es un grito de victoria. es literatura viva, que respira, que se mueve y que tiende -y se extiende- hacia los diferentes estados verbales que conozco a día de hoy.

4 comentarios:

Abel Asvir dijo...

osea, algo así:

no lo sabré jamás,
nunca contestes,
volverás otra vez
y no te asustes,
llamarás a la puerta
y te abrirás tú misma,
la mujer que nunca,
la mujer que aún,
la mujer que quizá,
este viaje sin fin
a la mujer poema.

(Fernando Beltrán)

pues eso...

besotes

Javier Mendieta dijo...

Llego a tu bitácora de rebote y me encuentro con algunos de los más bonitos poemas que he visto. Gracias.

MâKtü[b] dijo...

Y yo te entiedo... tú poética y yo identificada ^^

Elchiado dijo...

me gustó leer esto. no sé por qué. felices días