23/2/11

No sé qué edad tiene Laura, pero vino a escuchar música y poesía una tarde con sus padres al bar de costumbre. Entre canción y canción yo la veía andorrear el local con una muñeca entre los brazos y, cuando nos llegó la hora del bis, de la segunda vuelta que pide el público, pregunté a los demás si en lugar de leer uno de mis poemas se me permitía contar un cuento a la niña. Todos estuvieron de acuerdo, incluso Rafa se dispuso a hacer los efectos especiales. Como era de esperar, elegí La Princesa Valiente y el Dragón Hipocondríaco, cambiando el nombre de Lucía, por el de Laura. Laura se sentó con Lola, su madre, en primera fila y yo olvidé a todo el público y me decidí a contarle el cuento sólo a ella. 
Este domingo Laura lloró en casa hasta que sus padres accedieron a volver al bar de la música y la poesía. Me miró con sus enormes ojos de niña que lo sabe todo -todo lo importante- y me cautivó de nuevo, pero no pude satisfacerla con un cuento. Aún así, Laura me perdonó, porque los niños tienen esa capacidad tremenda para ser condescendientes con los mayores. 
Hoy Lola me contaba que Laura está enamorada de mí. Sólo me ha visto dos tardes pero ya quiere que su nombre artístico sea Laura Rosa, puesto que el mío es Patricia Rojo -cosa que no entiende, porque según su concepción del mundo debería ser Patricia Roja-, y Lola podrá ser Lola Lila. 
Por todo esto no podía llegar aquí y escribir simplemente cuatro versos. Necesitaba hablar de Laura Rosa, la nueva princesa valiente de melena rubia y ojos de preguntas. 

9 comentarios:

Elendilae dijo...

Ay! qué tiernas las dos! pa' comeros! y dónde dices que lees poemas? ^^

Un besito

Abel Asvir dijo...

está claro, hay mas princesas que cuentos!!!

Gabiprog dijo...

¿Cómo se contienen esos pensamientos?

...

Lady Cherry dijo...

Qué bueno!
Princesa valiente... :)

DANI dijo...

Eres un encanto Patrícia!!!

Cuando quieras por aqui tengo una soñadora llamada Gabriela Verde a la que le encantaria oirte ;)

Besos enormes

puntoyseguido dijo...

yo estaba allí aquel dia que contaste ese precioso cuento acompañado de efectos especiales y vi como ilusionabas tanto a esa pequeñaja que andaba por alli correteando.

Sigue ilusionando de esa forma a la gente, y no solo a los pequeños, tb a los mayores a los que cautivas con tus bonitos poemas. :)

cLavedesoL dijo...

estoy con puntoyseguido..!
nos dejas siempre boquiabiertos y ojipláticos! :)

Nos haces "divagar" ;) (L)

MâKtü[b] dijo...

ohhhhh!!!! yo quiero ser Natalia Pistacha!!
me encanta el verde pistacho!! ^^

¡Necesito que me cuenten un cuento! :(

ainsss estos pequeños son tan grandes...tanto que nos superan

Un abrazo fuerte!

Sara dijo...

que bonito