22/10/10

atardece
Mi boca sabe a pimienta después del té
como una cueva de ladrones sin historia
como un poema a punto de estallarte de derrotas
leo a Casariego con el lápiz en la mano
recuerdo cómo dijiste mi nombre cuando dijiste mi nombre
-cada una de las letras de mi nombre-

4 comentarios:

Vagamundo dijo...

Las letras que componen las palaras "ábrete sésamo", que a veces suenan imperiosas, otras como súplica

DANI dijo...

Empiezo a entender los enlaces entre los posts de tus 2 blogs. Casariego eh? ;))

Besos envueltos

Gabiprog dijo...

Poner siempre la pimienta en el ultimo momento.
Se quema y no sabe tan bien...

ariana dijo...

...decía tu nombre de una manera que se te formaba un hueco aquí (en el estómago)