24/8/10

Atardece en el balcón.
La luna en amarillo aparece tras los árboles
escondida, suspendida, en el momento
en que el cielo no sabe ya si es rojo o azul.
Me miras sobre el libro,
imaginas que escribo sobre ti
y sonríes enigmático.
Los vecinos ven la televisión
y alguien prepara la cena
unos pisos más abajo.
Son tardes así las que no recordaremos,
momentos que no pasarán la revisión
exhaustiva del tiempo
los que nos mantienen aquí,
así, a ti detrás de un libro y a mí
fingiendo que no te miro.
Atardece en el balcón.
La luna ha coronado redonda los árboles,
promete fuertes oleajes.

8 comentarios:

DANI dijo...

Te adoro ;))

Besos costumbristas

Laura dijo...

así, a ti detrás de un libro y a mí
fingiendo que no te miro.

(cuantas veces me ha pasado esto...)

un saludo enorme.

chose dijo...

Qué gozada observar a alguien cuando cree que no.

Un beso

MâKtü[b] dijo...

Si es que la luna siempre está presente...

Dara Scully dijo...

seguro que fue una sonrisa de las de mandar en barquito de papel por el mar.



(cafeteras
de té para ti)

Roberto dijo...

pufff....lo leo una y otra vez...
me alegraste la tarde

me sentí dentro de una novela de Tomeo, no me preguntes porqué...

Giulia Marramamiau dijo...

Yo no quisiera imaginar que escribiera sobre mí, sino saber que es así y poder verlo...me encantaría.

Posdata: esa mezcla entre poesías, cuentos y tonterías es sencillamente magnífica.

Un muá :)

Eloise Liyu dijo...

Hola Aire!
Caí aqui y me quedé leyendo esto... me envolvió, quizá pq es una escena tan cotidiana... llevo tiempo observando un bloque de edificios con sus ventanas iluminadas cuando llego a casa por la noche y tengo pendiente un post de eso! me has animado!
Un saludo
Elo