24/7/10

-¡Buenas noches, papá! -dijo Cecilia en un balbuceo incomprensible que sonó algo así como "abruuuuruuruuururu".
-¡Buenas noches, mamá! -repitió Cecilia antes de caer tendida en la enorme cama rodeada de sus mantas y cojines.

Cecilia se había acostado muy dispuesta, pero, lo que no sabía era que dormirse no le iba a resultar tan fácil. Aunque estaba agotada, Cecilia no conseguía conciliar el sueño y aquello, en su corta vida, era una absoluta novedad. Primero se tumbó de un lado, después del otro, panzarriba y panzabajo, hecha un ovillo y estirada larga y tensa. Recolocó a sus muñecos, se alisó el pijama, acarició las mantas, observó la luz del farol que entraba por la ventana... Nada era eficiente. Cecilia no podía dormir.

Había escuchado una vez a los mayores una teoría absurda relacionada con contar ovejas para conciliar el sueño. Pero Cecilia sólo tenía una oveja, sentada en la estantería entre los libros de cuentos y la caja de las manualidades. Una oveja regalo de alguna visita que era incapaz de recordar. Blanca y suave su oveja. El problema radicaba, fundamentalmente, en que era una. Así que, aunque Cecilia sólo habría podido contar, como mucho, hasta seis, ahora no tenía más remedio que contar hasta uno. "Es una idiotez", pensó, "no funcionará". Y, aún así, Cecila se dispuso a probar aquel estúpido plan de los adultos. Contaría, contaría su oveja.
-Una oveja... una oveja... una oveja... una oveja... -Cecila se rascó un ojo-, una oveja... una oveja... -"quizá no sea una oveja, quizá..." Decidió probar por si así funcionaba mejor-: un ovejo... un ovejo... un ovejo... -qué aburrido resultaba aquello-, una oveja, un ovejo, una ovejita, una ovejona, un ovejón, un ovejoncito...

No lo creeréis y ella nunca lo confesará, pero con tanta ridícula cuenta, Cecilia cayó fulminada por el sueño y durmió una de sus noches más apacibles.

5 comentarios:

Roberto dijo...

umm..y que digo yo ahora..me desmontantes con tanta ternura

un beso

MâKtü[b] dijo...

Por favor que chica!!!!! me encanta Cecilia!!

Yo una vez dejé al pastor sin ovejas y no conseguí quedarme dormida...como la envidio!

aLba * dijo...

yo he pasado una noche de perros..
mañana contaré ovejas para dormir..

DANI dijo...

Jo jo jo que buena eres A.

Probablemente eres la primera persona que me hace entender algunas noches de Gabriela.

Menuda maravilla!!

Acabo de hacer un copiar-pegar y lo he guardado en mi baul de los tesoros. Porque esto tiene que tener imagen algún día ;))

Besos saltarines

Gabiprog dijo...

Beee
Beee
Beee!!!