7/4/10

remodelación
He pintado en rojo
la puerta de la casa
como si siempre
estuvieses sentado,
leyendo, en el sillón azul
que imaginamos
antes de aceptar
que subir la apuesta
era demasiado
para perder el doble,
como si el piano que soñé
ocupase su lugar
entre mis trastos.

2 comentarios:

MaaT dijo...

Tu poema me hace añorar a mi hermana :( ¡eso creo q algo bueno!

DANI dijo...

Entre este post y el de arriba hay un nexo demasiado cercano, no??

Besos abandonados