23/4/10

Hoy no quiero apostar más contra ti, no quiero jugar a las cartas ni al ajedrez contigo, quiero que juguemos en el mismo equipo. Que juguemos a mirarnos sin reírnos y que el que sea incapaz de contener la carcajada sea penalizado con un beso. Quiero jugar a la escalera y que todas las casillas conduzcan a nosotros. Vamos a jugar al escondite contra el mundo, tú y yo, buscándonos un rinconcito oscuro. A un ataque de cosquillas, al conejo de la suerte, a cambiarnos los nombres por apodos ridículos, al parchís sin tablero, ni dados, ni prisa, sólo con dos fichas. Vamos a jugar a juegos donde no sirva de nada hacer trampas porque no importe ganar, sino ser felices. Podemos jugar a que vamos en barco y conquistamos una isla llena de tesoros, a que los viajes al futuro son posibles, a que el pasado sólo justifica este momento. Vamos a jugarnos la boca en tres monedas lanzadas contra el suelo. Yo quiero dibujarnos un cuadrado con tiza y que las reglas sean no salir fuera, nunca alejarnos, hacernos risa y conquistarnos con las manos.

(Yo quiero jugar a que dejemos de jugar y nos queramos)


*

4 comentarios:

Gabiprog dijo...

Que buena virtud esa de saber elegir el juego adecuado...


;)

DANI dijo...

Juguemos, y ya está....

Besos juguetones

Mariana dijo...

"Yo quiero jugar a que dejemos de jugar y nos queramos"

Hermoso. Si tan solo eso funcionase con solo desearlo.

Abel Asvir dijo...

y a que esperas, venga, lanza el dado!!!