3/3/10

serendipias
convertiré en islas
los charcos que me abaten
los tobillos, como pájaros
teñidos de desidia
escapando de mis manos,
hacia la luz de las esquinas
naranjas de la tarde,
nublada de gris,
sobre paraguas malvas
y entonces tú,
saltando impertinencias
de la ciencia natural,
en pura serendipia
-o en deseo-
alcanzarás mi vientre
con tu boca, con tus manos,
con la nada,
y podrá seguir lloviendo
sin parar
hasta que se acabe el mundo
o nos quedemos dormidos.

5 comentarios:

Abel Asvir dijo...

llevo años guardando nada para poder ofrecertela cada noche!!!

MâKtü[b] dijo...

Al menos no estás en dieta de inspiración, eso se agradece ^^

Suena gracioso, pero yo empecé la dieta un lunes xD

Meri Pas Blanquer dijo...

Pues que llueva y se acabe el mundo... parece que hay otra realidad paralela.

Muy hermoso.

Gabiprog dijo...

no hay efectos mariposa...
como mucho planes mariposa, que ya es mucho!

DANI dijo...

zzzzzzzzzzzzzzzzzz.....;)

Besos lluviosos