1/10/08




Tengo todas las tazas sucias, esperando con paciencia, pero ayer fue el primer mal día y el café llevó a la tila y la tila al sueño -gracias a Dios-. A veces se me olvida quién soy y quién he sido y me dan una bofetada de cariño para recordarme que no todo el mundo me puede querer, como yo quiero. Las llamadas de teléfono, las conversaciones tardías y tranquilizantes de chica ya sabes que esto te pasa siempre, consiguieron traerme otra vez aquí, de donde yo soy, a donde yo era. En realidad no sé qué hago mal, ayer me levanté con ganas de un abrazo y me gané alguna carcajada y el frío. Me acostó la ducha -como lluvia en el teatro- de jabón y sal -arrullándome tranquila, tranquila, todo está bien, pequeña mía-.




5 comentarios:

Abel Asvir dijo...

LLevo toda la mañana abrazando el aire... los vecinos creen que estoy haciendo pilates!!!

ANA HIMES dijo...

A veces es mejor así, que a una no la quieran siempre ni todo el mundo... Nos malacostumbramos muy pronto ;-)

Saludos

Princesita * dijo...

Cuando pasas de la fase estudiante a la fase trabajadora las semanas se llenan de días malos ... y te das cuenta que sí, que no todo el mundo te quiere, pero sabes qué??' Yo prefiero que me quieran poquitos, y tu no quieras a tanta gente, que luego vienen las decepciones...

Luar dijo...

Bem me quer
mal me quer
Bem me quer
mal me quer
ufff
Esto no termina!!!!

Beijinhos...

hombrepez dijo...

"lo que queremos nos quiere, aunque no quiera querernos....."

Siempre Salinas...


SAludos