31/7/08


Lluvia
de sol sobre tus pupilas
al amparo de mi ducha
cuando pareces un dios
de pelo despeinado y pecas
cuando me siento desfallecer
si me miras desde dentro
te idolatro
hasta que la lluvia
soy yo
de abrasión en pecho
de puro desgarro
desde tus cejas húmedas
a tu boca caprichosa

5 comentarios:

Camille Stein dijo...

la ensoñación surge en la lluvia más inesperada de cualquier ducha, cuando el sentido nos aborda en el justo momento, en un encuentro casual... la belleza acecha en cualquier parte

un beso

Abel Asvir dijo...

Cuando pareces un Dios me vuelvo cada vez mas menguante y me temo que el agua de la ducha me arrastrara por desague, ya os contaré donde aparezco

Luar dijo...

Yo estos dias estoy viviendo en la ducha...menos hoy que llueve!

(Si me estoy transformando em anfibio!)

Juan dijo...

ja ja a mi se me ocurre cantar.

Arkadia dijo...

Me gusta lo de las pecas.
Abrazo